La astrología no solo es la ciencia de la posición y el movimiento de los astros, sino que también es la ciencia de los ciclos.  Las transformaciones en el colectivo y los cambios sociales, son referidos a los ciclos de los planetas lentos. De Júpiter a Plutón, que durante el 2020, tendrá gran actividad dado que se producirá el cierre y comienzo de grandes ciclos. Algunos autores lo llaman el GRAN CAMBIO O REINICIO COLECTIVO.

Los ciclos en los que los planetas se combinan tienen una duración que varía en función de su velocidad. Saturno tarda veintinueve años y medio en dar la vuelta al zodiaco mientras que Júpiter sólo doce. La conjunción de Saturno y Júpiter se produce cada veinte años. La última, que tuvo lugar en el año 2000 antecede a la que se tendrá este 2020. Pero la conjunción Júpiter-Saturno en 2020 no es “una conjunción más”. Durante 10 conjunciones consecutivas los encuentros entre Júpiter y Saturno se repiten en un mismo elemento, para cambiar al elemento siguiente una vez transcurridos unos 200 años.

Estos dos planetas inician una secuencia cada ochocientos años y cambian de elemento (fuego, tierra, aire, agua) cada doscientos años aproximadamente.

El recorrido sigue el orden natural de los cuatro elementos Fuego-Tierra-Aire-Agua, por lo que pasan unos 800 años (200×4) antes de volver a iniciar una secuencia en el mismo elemento. Este ciclo recibe el nombre de la “Gran Mutación” y marca el inicio de grandes cambios sociales relacionados con el elemento implicado.

Los últimos doscientos años han coincidido en signos de tierra (tauro, capricornio, virgo) por eso es que la humanidad ha estado centrada en el tener. Los doscientos años anteriores coincidieron en signos de fuego (aries, leo, sagitario) por lo que el ser humano “valía” por el abolengo, por el apellido.  Los doscientos años anteriores coincidieron en signos de agua, la conquista del territorio.  Por primera vez en doscientos años que tendrá lugar el 21 de diciembre de 2020, cuando se produzca la conjunción de Saturno y Júpiter en el signo de acuario, iniciando en ese momento un ciclo de 200 años en el elemento Aire.  El ser humano va a valer por lo que es, por lo que sabe…

Acuario es un signo de cambios bruscos, de innovaciones en todos los campos, especialmente en ciencia y tecnología. También es el buscador de la verdad, el despertador y liberador de la humanidad. Acuario es humanista, su sentido social está muy desarrollado, por lo que no soporta jerarquías controladoras ni manipulaciones al colectivo. Es activista, revolucionario, no acepta las estructuras que limitan la libertad, sabe que tiene talentos diferentes y quiere usarlos, Acuario representa esa visión que todos tenemos en nuestro interior de un mundo ideal: libertad, igualdad y fraternidad!

Hace años que la astrología nos informa que estamos preparándonos para el drástico cambio de ciclo que se activará el 2021. Primero fue la entrada de Plutón a Capricornio en 2008, quien ha estado demoliendo las estructuras caducas en lo social, económico, religioso, político, etc. Pronto, el 2023, Plutón también entrará oficialmente a Acuario y estará muchos años ahí empoderando y transformando lo que colectivamente entendemos sobre la energía de este signo. Luego, entró Urano a Aries en 2010, nos despertó y movilizó para que comenzáramos a romper nuestras cadenas (miedos, creencias, patrones inconscientes), que nos impedían expresar con confianza quiénes éramos entonces y nos atreviéramos a revolucionar nuestras realidades personales y colectivas hasta el día de hoy. Un año después, entró Neptuno a Piscis en 2011-2012, para que volviéramos a conectarnos, energética y espiritualmente, primero con nosotros mismos, y luego con los demás y las necesidades del colectivo, de maneras que han ido elevando nuestras percepciones y consciencia desde entonces.  En el 2018 la entrada de Urano a Tauro, que ingresó para desbaratar y cambiar todo lo que tiene que ver con nuestros valores y recursos (tanto personales como colectivos), lo que incluye la economía mundial, los sistemas de producción, las prácticas laborales y nuestra relación con Madre Tierra, sin mencionar los “terremotos” y desastres naturales. Para cerrar, ya en 2019 comenzó el derrumbe del Viejo Orden. Esta vez, “inspirado” por la conjunción Saturno-Plutón de 2020 que muy probablemente destruirá todos los sistemas conocidos que aún pudieran quedar de pie, pero que ya cumplieron su función dentro del proceso evolutivo de la humanidad y del nuestro también (a nivel personal, según nuestra carta natal).

Tiempo de Elevación de Conciencia

Desde ya, podemos trabajar amorosamente para aportar nuestra parte a ese proceso creativo, buscando que esa nueva realidad manifieste la mejor versión de sí misma. Esto lo podemos hacer simplemente creyendo en nosotros, en lo que podemos ser y hacer, y en que sí podemos crear ese “mundo ideal” acuariano que, hasta ahora, habíamos “creído” que sólo era una utopía. ¡Lo que creemos ahora, es lo que crearemos!. Y las energías planetarias nos han estado preparando para este extraordinario reto hace años…

Este es un momento para concluir y prepararse para el nuevo comienzo. Una nueva aventura de Ser se nos revela y los vientos de cambio pueden desplazarnos a lugares inesperados, que nos acercarán aún más a nosotros mismos y a darnos cuenta la responsabilidad que tenemos en todo este proceso. Si te estás aferrando a algo o alguien para detenerlo, sufrirás más, pues estos son momentos para “soltar” y “dejar ir” de lo viejo y abrirnos a lo inimaginable. El universo nos mostrará una vez más cuanto más interesante de lo que pensamos es. La certeza es indispensable en estos momentos. Este es el verdadero camino del guerrero que vive dentro de cada uno de nosotros. Todos vamos de la mano en esta nueva aventura histórica.

Cuando el ciclo de conjunciones deje de producirse en signos de tierra y se haga en signos de aire, para entonces el mundo estará preparado para recibir el nuevo paradigma de conocimiento, de libertad, de paz y justicia, atributos del elemento aire. Empezaremos a despojarnos de los valores que han marcado los últimos siglos como el poder sobre la materia, el dinero, las posesiones, el egoísmo, el consumo compulsivo y desenfrenado, la productividad intensiva, la obsolescencia programada, degradando el significado del servicio y del trabajo, y elevando la competitividad por encima de todo, todo ello a causa del miedo que embarga a la humanidad, una inseguridad sobrevenida por su incapacidad de recibir luz del entendimiento y de albergar sabiduría física, mental y energética.

© 2020 Evolution Group. Todos los derechos reservados.Evolution Energy y Evolution Pilates son marcas de Evolution Group. RIF J-314028847-7

EVOLUTION NEWSLETTER

Lee. Aprende. Toma acción

¿GUSTAS SEGUIRNOS?

Síguenos para estar actualizado, comparte tus logros y lo que tu amas, conecta para crecer juntos